La vida de doña Letizia cambió para siempre cuando supo que su hermana pequeña había fallecido. El cuerpo sin vida de Érika Ortiz se encontró en el domicilio que compartía con su hija Carla. A la reina la noticia le pilló embarazada de Sofía. Aquello fue un mazazo que la partió en dos. Quienes tratan a Letizia saben que Érika es un tema tabú que solo puede abordar en su mente. De ahí que no se la mencionen. Sin embargo, su recuerdo la persigue. La reina acaba de revivir su peor pesadilla. Te lo contamos todo a continuación.

Lo que Érika Ortiz se llevó

> El 7 de febrero de 2007 el cuerpo sin vida de Érika Ortiz Rocasolano fue hallado en su domicilio, el piso que su hermana Letizia le cedió tras trasladarse a Zarzuela para iniciar una nueva vida en el seno de la familia real. Allí vivió Érika con quien fuera su pareja durante años, Antonio Vigo, y la hija de ambos, Carla, entonces de seis años de edad.

Hacía tiempo que la hermana menor de la reina Letizia arrastraba una fuerte depresión que desembocó en suicidio. Érika se vio sobrepasada por los cambios que el compromiso matrimonial de don Felipe y doña Letizia hizo en su vida. La atención que despertó la periodista se trasladó también a sus familiares. Unos supieron capear la situación y otros, como Érika Ortiz, no.

Siguiente: Letizia revive su peor pesadilla