Letizia Ortiz no se mueve ni un ápice de su forma de ser. Ha entrado en la monarquía pero la monarquía no ha entrado en ella. Sigue sin dar prioridad a lo institucional y priman las rencillas personales antes que la corona. El asunto es muy complicado y don Felipe se encuentra en la espada y la pared. La reina se está equivocando en su afán de venganza contra don Juan Carlos y doña Sofía. Su último movimiento puede poner en jaque al rey. ¿Qué ha pasado? Te lo contamos todo a continuación.

Lo primero no es la Corona para la reina

> Que lo primero no es la Corona para la reina ha quedado bastante claro en varias ocasiones. Pero, por si quedaba alguna duda en el aire, doña Letizia se ha encargado de recalcarlo. Ciertamente, lo sucedido hace unos días es digno de mención por insólito. Y es que a la reina no se le ocurrió otra que repetir el look que llevó el día que intentó boicotear a doña Sofía con su estrategia favorita, interponiéndose entre ella y sus hijas.

Por más que se diga, esto no se trata de un hecho que pueda achacarse a la casualidad o al despiste. Doña Letizia cuenta con personas encargadas de su vestuario y cada prenda lleva la correspondiente información sobre el cómo, el cuándo y el dónde fue utilizada. Y es aquí donde puede afirmarse que su intención era la de enviar un mensaje clarísimo acerca de que doña Sofía no es santo de su devoción.

Siguiente: La familia real teme a Letizia