La infanta Elena es uno de los miembros de la Casa Real que cuenta con mejor reputación. Una mujer divorciada y trabajadora de 53 años con dos hijos (ambos ya son adultos), que podría ser la protagonista de cualquier película. Pero lo cierto es que es una parte más de la peculiar Familia Real Española. Por España ha tenido que hacer muchos sacrificios a lo largo de su vida, pero parece no estar dispuesta a hacer muchos más hasta que las cosas cambien.

Su relación con Felipe ha empeorado

infanta Elena

La relación de la infanta Elena con Felipe VI siempre se ha basado en una devoción y admiración mutua. Su matrimonio con Jaime de Marichalar empezó a fallar cuando esta iba perdiendo poco a poco la comunicación con su hermano. La llegada de Letizia a palacio y la devoción de la reina hacia Jaime, la dejaron fuera de lugar. Aquella cercanía y amor de hermanos quedó en el olvido.

Elena de Borbón ya no visita con tanta frecuencia hermano y él tampoco tiene intención de incluirla en su agenda. Vive sola, y lo hace por y para España. De eso no le cabe duda a nadie. Espera encontrar el amor lejos de las cámaras y los focos, donde siempre le ha gustado estar. Solo cambió en su día, y fue por amor. ¿El culpable? Marichalar, pero supo darse cuenta a tiempo y logró recuperar su esencia.