Letizia Ortiz no entró con buen pie en Zarzuela. Su llegada estuvo envuelta en peleas entre don Felipe y sus padres. Ni don Juan Carlos ni doña Sofía veían con buenos ojos a la novia de su hijo. Más reposadas y positivas se mostraron Elena y Cristina. Entonces, uña y carne con su hermano. Si de algo se arrepienten las infantas es de haber apoyado a Letizia. En sus propias palabras, “un lobo con piel de cordero” que ha conseguido apartar a don Felipe de su familia. Elena y Cristina no perdonarán jamás a su cuñada una grave humillación que planeó a conciencia y ejecutó sin compasión. ¿Qué ocurrió? Te lo contamos todo a continuación.

Huyendo de Letizia

> El verano de 2019 pasará a la historia como el de la separación de la familia real. Ya nadie quiere disimular lo que siente y todos han puesto las cartas sobre la mesa. En el caso de la infanta Elena, ni se ha dejado caer por Marivent ni lo hará. Está harta de Letizia y la considera culpable de su ruptura con don Felipe. La infanta tiene claro que su cuñada, sin prisa pero sin pausa, ha ido minando el ánimo de su hermano contra ella hasta separarlos. Para Elena, muy familiar y sensible, lo sucedido es muy doloroso. Y lo peor, no tiene solución.

Doña Letizia ha sido el pegamento que ha unido a don Juan Carlos y doña Sofía. Ha conseguido que compartan un fin común. Nada más y nada menos que proteger a sus hijas. Los reyes eméritos quieren dar a Elena y Cristina el lugar que merecen. De ahí que las estén arropando al máximo. Ahora se entiende la petición de Cristina a su padre hace unos años. Quería que le entregara su herencia en vida. Entonces, don Juan Carlos no transigió. No sería extraño que, visto lo visto, cambiara de opinión.

Siguiente: Lo que Elena y Cristina jamás perdonarán a Letizia