Doña Sofía tiene grandes amistades dentro de la realeza. A la celebración de su ochenta cumpleaños asistieron Noor de Jordania y Farah Diba. Dos reinas a quienes la madre de don Felipe siempre ha estado muy unida. Quienes conocen a doña Sofía destacan su entrega a los demás. Ayudar es lo que más le gusta, tal y como ella misma ha confesado. Siempre está cuando se la necesita. Pues bien, la reina emérita se ha reunido con otra reina que también, como ella, ha sufrido las humillaciones de su marido. ¿De quién hablamos? ¿Qué es lo que une a estas dos mujeres? Te lo contamos todo a continuación.

Humillando a doña Sofía

> En cierta ocasión, don Juan Carlos hizo esperar a los asistentes a una comida en Palma durante más de media hora. ¿El motivo? Esperar a la llegada de Marta para dar inicio a la comida. Una circunstancia de lo más humillante y que doña Sofía sufrió frente a todos los invitados, un nutrido grupo. Aquel verano fue horrible para todos los que estaban en Marivent. No había forma de controlar a don Juan Carlos, que aseguran se escapaba de palacio, y no precisamente por la puerta, para encontrarse con Gayá. El rey quería que estas citas se produjeran dentro de la máxima privacidad y de ahí que intentara dar esquinazo a los guardaespaldas.

Fue en aquellos días cuando don Juan Carlos manifestaba insistentemente que quería divorciarse. Aseguraba que se había ganado el derecho a ser feliz y que ya no estaba enamorado de doña Sofía. En realidad, nunca lo estuvo, tal y como él mismo confesó a Pilar Urbano. Reveló que de la princesa le atrajo el conjunto pero desmintió que hubiera sido víctima de las flechas de Cupido.