Doña Sofía tiene grandes amistades dentro de la realeza. A la celebración de su ochenta cumpleaños asistieron Noor de Jordania y Farah Diba. Dos reinas a quienes la madre de don Felipe siempre ha estado muy unida. Quienes conocen a doña Sofía destacan su entrega a los demás. Ayudar es lo que más le gusta, tal y como ella misma ha confesado. Siempre está cuando se la necesita. Pues bien, la reina emérita se ha reunido con otra reina que también, como ella, ha sufrido las humillaciones de su marido. ¿De quién hablamos? ¿Qué es lo que une a estas dos mujeres? Te lo contamos todo a continuación.

Doña Sofía y otra reina que también sufre por amor

> En estos días, doña Sofía ha viajado a Estocolmo como invitada de la reina Silvia. ¿El motivo? Asistir a un foro sobre demencia. Una patología que ocupa y preocupa a estas dos amigas. Lo cierto es que Sofía y Silvia tienen algo en común: un matrimonio desgraciado. En el caso de la primera, las infidelidades de don Juan Carlos han tenido gran trascendencia pública. Resulta curioso que la reina emérita invitara a Silvia de Suecia a cenar en abril de 2012, justo cuando acababa de saltar el escándalo de Botsuana que marcó el principio del fin del rey emérito.

Hay quien tiene la teoría de que doña Sofía quiso pedir consejo a Silvia sobre cómo capear el temporal, tanto a nivel privado como público. La cuestión es que la reina sueca lo pasó fatal cuando un libro reveló parte de la vida privada de su marido. El asunto tuvo tal repercusión que el rey Carlos Gustavo atendió a la prensa y expresó que los problemas ya eran cosa del pasado y que los habían solucionado en familia. Sin duda, un durísimo golpe que afectó tanto a Silvia como a sus hijos.

Siguiente: Una cruz llamada Corona