No son buenos tiempos para Kiko Matamoros. El colaborador tuvo que ser atendido por los médicos de Sálvame al vivir un peligroso ataque de ansiedad en pleno directo. Ahora, se está recuperando, aunque parece que no le dará tiempo a hacerlo del todo porque en Cotilleo.es hemos destapado algunos de los mensajes que su hija más anónima, Irene Matamoros, compartió en sus redes sociales sobre la relación con su padre.

Kiko, atendido por los médicos

> “Inseguro, soberbio o rencoroso”, son solo algunos de los adjetivos que Makoke ha atribuido a su expareja y padre de su hija Anita. Después de que Jorge Javier diese la noticia del #Kikovisión y la famosa pizarra, Matamoros no quiso manifestarse, y optó por guardárselo todo para él. Eso le ha acabado pasando factura, hasta el punto de que, durante una de las publicidades y sin comentárselo a ninguno de sus compañeros, “ha sentido un dolor fuerte en el pecho” y ha decidido acudir a los servicios médicos de Telecinco con el fin de tranquilizarse.

“Cuando tengo sensación de ansiedad siempre se me pone un dolor en el pecho. Me pasa a veces”, ha espetado el colaborador mientras Jorge se interesaba por saber el por qué. Pese a que tenga una actitud fuerte, no hay duda de que su pasado le sigue afectando y mucho. Después de lo ocurrido, no tuvo más remedio que hablar con claridad de lo que realmente le pasa. Los problemas de salud de Kiko Matamoros al descubierto.

Siguiente: Se hace pública la enfermedad de Kiko Matamoros