Karl Lagerfeld ha sido uno de los mayores genios de la moda en el último siglo. Aunque también uno de los hombres más desagradables del mundo de la moda. El diseñador alemán ha estado más de tres décadas al frente de la Maison Chanel y se ganó muchas enemigas.

El director creativo de Chanel falleció el pasado martes a los 85 años tras una vida dedicado a la moda. De carácter muy exigente, declaró en varias ocasiones que él no quería ser normal. Quería salir del estándar y así lo hizo durante toda su carrera. Tanto por sus diseños como por la forma de tratar a las modelos.

La obsesión de Karl Lagerfeld por la delgadez

Karl Lagerfeld.

La obsesión del modisto por la delgadez llegó hasta el extremo. Incluso él mismo perdió 40 kilos para poder llevar la nueva línea de Hedi Slimane en Dior. Una auténtica barbaridad. Karl Lagerfeld estaba, literalmente, en los huesos. Claro está que no solo se exigía a si mismo un físico muy delgado. También lo hacía con sus modelos.

Karl Lagerfeld exigía a las modelos tener una talla muy pequeña y estar muy delgadas para poder desfilar en Chanel. De no ser así, tendrían que buscar otro trabajo. Desfilar con Karl era todo un privilegio, de ahí a que todas las modelos con las que contaba eran muy delgadas. Seguían sus instrucciones.

A Karl no le importaba la fama de la mujer. Si tenía unos kilos de más, no la quería en su desfile (y nos atrevemos a decir que ni en su vida). A continuación vamos a conocer algunas de las frases más polémicas de Karl Lagerfeld a lo largo de su historia, que no son pocas.

Las frases más polémicas de Karl Lagerfeld sobre el físico

Karl Lagerfeld.

La obsesión por el físico de Karl Lagerfeld llegó a tal extremo que no dudaba en dedicar palabras muy groseras a las personas que, físicamente, no se adaptaban a sus canones de belleza. Incluso insultó a figuras públicas.

  • “Las mamás gordas que se sientan frente al televisor con sus bolsas de patatas fritas son las que dicen que las modelos delgadas son feas… Nadie quiere ver mujeres gordas”.
  •  “Bueno, salió aquella nueva línea de Hedi Slimane en Dior, y para llevarla necesitabas estar delgado para llevarla. Me dije: ‘¿Quieres esto? Entonces vuelve a tus huesos’. Y lo perdí todo. Perdí 40 kilos y nunca los volví a coger”.
  • Sobre Adele: “Está un poco demasiado gorda, pero tiene un rostro bonito y una voz divina”.
  • “La vida no es un concurso de belleza, algunas (personas feas) son geniales. Lo que odio es la gente desagradable y fea. Lo más feo son los hombres bajitos. La mujeres pueden, ser bajitas, pero en los hombres es algo imposible. Es algo que ellos nunca perdonarán en la vida”.
  • “Debe ser difícil tener una hija fea”.
  • “El chandal es la prenda que una mujer usa cuando pierde el control sobre su propia vida”.
  • “Pippa Middleton debería posar siempre de espaldas. No me gusta su cara”.
  • “Las mamás gordas son las que dicen que las modelos están muy delgadas”.
  • “Odio a las personas feas, aunque algunas son geniales”.
  • “Compra tallas más pequeñas y menos comida”.

Pero no solo tuvo malas palabras para las persona con un peso superior a la media. Tenía malas palabras para todo aquel que no vistiera según sus normas o no se asemejase a sus ideales. Karl, el alemán, era un hombre muy exigente. Pocos lo entendían.

  • Sus gafas: “Son mi burka… Soy un poco miope, y la gente, cuando tiene miopía, cuando se quitan las gafas parecen perritos que quieren ser adoptados”.
  • “Sé cómo de molesto, imposible y complicado de complacer soy. Nunca me recomendaría a mí mismo como invitado para nadie”.
  • “Creo que los tatuajes son horribles. Es como vivir en un vestido de Pucci todo el rato”.