Alba Carrillo

Alba Carrillo y Feliciano López se han vuelto a ver las caras este miércoles en los juzgados de Pozuelo de Alarcón, en Madrid. Y es que la expareja aún no ha puesto punto y final a su complicado divorcio. A su salida, Feliciano quiso esquivar a la prensa y no hizo declaraciones sobre lo ocurrido dentro de la sala. Con rostro serio y acompañado de su hermano Víctor, el tenista abandonaba los juzgados con cierta prisa. Alba, por su parte, se ha mostrado más alegre e incluso ha bromeado con la prensa. ¿Qué ha dicho? Os lo desvelamos todo a continuación.

Un matrimonio fugaz

Alba Carrillo

Alba Carrillo y Feliciano López se casaron en julio de 2015. Sin embargo, el amor entre la pareja no duró ni un año. Once meses después de darse el ‘Sí, quiero’, la modelo anunció a través de una exclusiva en la revista ¡HOLA! lo que muchos ya especulaban desde hacía meses: ella y Feliciano habían roto. “Feliciano me ha pedido el divorcio de manera fría y distante”, confesó Alba.

“Me casé enamoradísima y sigo enamorada, no doy crédito; estoy sufriendo mucho”, aseguraba la modelo. Tras la ruptura, Alba se mudó a casa de sus padres con su hijo, fruto de su relación con Fonsi Nieto. El entorno de Alba aseguraba que la modelo pasaba mucho tiempo sola y que la relación con la familia de Feliciano no era buena. Por su parte, el entorno del tenista aseguraba que la modelo tenía un carácter muy fuerte y que las disputas con el deportista eran constantes. Sea como fuerte, a raíz de la separación, los conflictos entre la pareja empezaron a ser algo habitual. Ahora, la expareja se ha vuelto a ver en los juzgados para continuar con su proceso de divorcio.