Isabel Pantoja ya está en España y este jueves era recibida con todos los honores (y una ramo de flores blancas) en el plató de Supervivientes. Muy a su pesar su llegada a España no se ha producido en calidad de finalista, tal y como anhelaba. Ni siquiera como expulsada, algo que llegó a pedir en algún momento de la actual edición del reality. Tras unos análisis de sangre que arrojaban unos datos anormales, la cantante tenía que abandonar el concurso hace unos días por unos graves problemas de salud de los que ha hablado en su primera entrevista en España tras su paso por la isla.

Las alarmas saltaban esta semana cuando la hija de Isabel, Isa Pantoja, anunciaba en Lecturas que lo tenía su madre era algo grave. Sin embargo, nada más comenzar la entrevista, la artista quitaba hierro al asunto: “Lo que tengo me lo han cogido muy tiempo”, comenzaba diciendo. “Quiero contar que yo estaba confundida. No sabía por qué me sacaban de la isla. A falta de una semana, estoy con mucho dolor porque yo pensaba llegar hasta el final. Lo prometí y no ha podido ser” añadía, antes de reconocer que, pese a todo, la salud siempre es lo primero.

“Estoy en manos del especialista, he estado haciéndome pruebas y estoy muchísimo mejor”, reconocía. Afortunadamente, todo se ha quedado en un susto y, en parte, gracias al doctor del equipo, al que Pantoja daba las gracias por sus atenciones y cuidados. Rápidamente, a Isabel se le puso un tratamiento que ha seguido durante una semana y comenzaba una dieta de cinco comidas al día, que, en parte, ha hecho imposible que pudiera seguir concursando en calidad de superviviente.

¿Qué enfermedad padece Isabel Pantoja?

Se trata de una nefropatía diabética que arrastra desde 2015, de su época en prisión. Fue en agosto de ese año cuando, tras un permiso extraordinario de seis días, la tonadillera tenía que ser ingresada en el hospital Infanta Luisa de Sevilla aquejada de esta dolencia.

La nefropatía diabética es prácticamente irreversible y se produce en pacientes con diabetes de base. Como consecuencia, se presentan valores irregulares tanto de glucemia como de creatina. Lo preocupante es que, de no tratarse a tiempo, las personas que lo padecen pueden acabar necesitando diálisis e incluso un trasplante de riñón.

En cualquier caso, si se pilla antes de que haya provocado daños renales importantes, se puede controlar su progresividad. Y todo hace indicar que Isabel Pantoja está en buenas manos.