No solamente hay que serlo sino parecerlo, y este lema parece que todavía no ha hondanado lo suficiente en la Reina doña Letizia, y es que ya lo decía Maquiavelo, “no sólo hay que serlo sino parecerlo” y doña Letizia sí lo es… pero no lo parece. Veamos que nos depara este recién estrenado 2017 en cuanto a duelos y elecciones estilísticas se refiere, pero de momento pasemos a desgranar los gravísimos errores estilísticos que la reina consorte ha cometido a lo largo del 2016.

4502_10




felipe_y_letizia_en_paris_3345_544x

Ni que decir tiene, que está fuera de toda duda, la tendencia natural de la reina a marcar nalgas y pecho, algo que cualquier mujer elegante sabe que está de más, y que “el menos siempre es más”. Y si seguimos tirando de los sabios refranes españoles, a estas alturas la reina debería saber que “mujer sin medias, vestida a medias”, de ahí a que acudiera sin ellas durante la última visita oficial a Francia. Ni que decir que esta tendencia es natural en ella incluso durante las recepciones anuales que se dan en el Palacio de la Almudaina para recibir a las autoridades baleares y aunque sea verano, es un error imperdonable, puesto que puedes usar las de verano, que unifican el tono de la piel y marcan elegancia.