preparacion manzanas

La manzana confitada es aquella está cubierta de una capa de azúcar de caramelo. Esta cubierta varía de un lugar a otro, son casi siempre servidas con un palillo en el centro haciendo que sean más fáciles de comer y son muy populares en fiestas o ferias, también como dulce saludable para los niños. Seguro que las habrás probado en alguna ocasión y si te pica el gusanillo de poder hacerlas en tu propia casa hoy te traemos la solución: te explicaremos cómo elaborar este dulce de forma sencilla.

Historia de la manzana confitada

manzana confitada

La manzana confitada no es un dulce tan tradicional como se puede pensar, y es que tiene menos de un siglo de historia. Su origen se remonta al año 1908 en Norteamérica. William W. Kolb, un creador de caramelos de New Jersey, estaba haciendo pruebas con un caramelo de canela roja, ¿acaso creías que era un producto ancestral? Pues nada más lejos de la realidad.

La tienda de este repostero fue la primera en ofrecer estas manzanas confitadas, y fue así porque se planteó este postre para decorar su escaparate de cara a las fiestas de Navidad. La idea de Kolb fue todo un éxito y se fue haciendo cada vez más popular. Un tiempo más tarde se extendió por toda Europa a partir de su entrada por Inglaterra.