verduras y frutas

Tener guardadas en el congelador frutas y verduras puede ser un gran recurso, especialmente en esta época del año en el que les damos tanto uso a estos ingredientes. Sin embargo, esto no sirve de nada si no se realiza correctamente el proceso de congelado y su conservación: podrías incluso estropear los productos. A continuación, te contamos cuáles puedes conservar con esta técnica y cómo hacerlo para evitar disgustos.

Las verduras que se pueden congelar

verduras

Existe una gran cantidad de verduras y hortalizas que soportan bien la congelación y son aptas para esta técnica, y otras, como las patatas, que no es aconsejable congelar. Para las hojas verdes, la calabaza, la zanahoria, las coles, judías verdes, alcachofas y otras, lo recomendable es lavar a conciencia el producto y blanquear, es decir, someter a una rápida cocción al vapor antes de congelar.

El pimiento y la cebolla pueden someterse al frío sin cocción previa, previamente picados o cortados y listos para usar directamente, igual que la mayoría de hierbas frescas como el perejil. Debes analizar primero qué tipo de producto tienes entre manos antes de escoger el tipo de procedimiento más adecuado según sus características.