Froilán, el hijo de la infanta Elena siempre se ha caracterizado por ser el nieto rebelde de los ahora reyes eméritos. Si bien de pequeño ya apuntaba maneras, desde hace algún tiempo, Froilán podría haber hecho caso omiso a las normas de Zarzuela por meterse en algún que otro lío.

El más rebelde de los nietos de Sofía y Juan Carlos I

Con tan solo seis años, el hijo de la infanta Elena y Jaime de Marichalar ya comenzó el que sería un largo expediente de gamberradas. Durante la boda de su tío Felipe y Letizia Ortiz, Froilán le propinó una patada a su hermana Victoria López de Quesada durante la celebración de la ceremonia en la catedral de La Almudena.

Sin duda, este fue un gesto que pasó a la historia y que marcó un antes y un después. En 2013, Froilán volvió a las andadas e intentó clavarle un pincho moruno a su primo, Pablo Urdangarín, después de darle un cabezazo. El incidente tuvo lugar en verano durante la celebración de un curso de vela en Palma de Mallorca al que asistían los dos sobrinos de doña Letizia.