La infanta Pilar de Borbón ha fallecido a consecuencia de un cáncer de colón. Tenía ochenta y tres años y llevaba tiempo luchando contra la enfermedad con gran fortaleza y la sonrisa pintada en el rostro. Sus hijos ya avanzaron el trágico final: “Está muy malita”. Tanto don Juan Carlos como doña Sofía quisieron despedirse en vida de quien fuera su pegamento. Doña Pilar consiguió reconciliarles en momentos en que su matrimonio estuvo a punto de saltar por los aires. La infanta fue el pegamento que unió a los Borbones.

Una mujer llena de vida

> La infanta Pilar de Borbón se caracterizaba por estar llena de vida y su carácter positivo. Era el pegamento que unía a la familia. Bien lo saben don Juan Carlos y doña Sofía. Medió entre ellos en los peores momentos de su matrimonio. La reina emérita se lo agradeció en público y en privado. En público, acudiendo a su Rastrillo Solidario, que consiguió concitar el interés de famosos y anónimos. Pilar estuvo muy volcada en esta causa, que llenó una buena parte de su vida.

Pilar de Borbón se casó con Luis Gómez-Acebo y tuvieron un matrimonio feliz y muy estable. La infanta estuvo junto a su marido cuando a él le diagnosticaron un cáncer y viajaron a Nueva York para que recibiera tratamiento. Luis recordaba aquella época con gran cariño. La infanta le cuidaba y se encargaba del apartamento donde vivían. Fueron días duros que la hermana de don Juan Carlos llevó con gran entereza. Era pura resiliencia.

Siguiente: Juan Carlos y Sofía, unidos para despedir Pilar