Eurovisión

Eurovisión es el programa más antiguo que se lleva retransmitiendo por televisión en el mundo. El certamen lleva desde 1956 emitiendo año tras año las galas en las que participan la gran mayoría de países europeos para conquistar el premio, conocido como “micrófono de cristal”.

A lo largo de todos estos años hemos podido ver de todo. Anécdotas, canciones increíbles, actuaciones desastrosas…, todo cabe en un programa en directo como Eurovisión.

A lo largo de los años se ha ido perfeccionando y adaptando a los tiempos la retransmisión del festival de Eurovisión, intentando solventar los problemas técnicos que puedan aparecer en plena actuación. Pero claro, los fallos personales son imposible de predecir y de impedir, y en España hemos visto algunos que todavía seguimos recordando. Aunque quisiéramos olvidarlos para siempre.

A continuación vamos a conocer algunas de las peores actuaciones de España en Eurovisión que preferiríamos haber olvidado de una vez por todas.

La barca, que a nadie gustó, de Remedios Amaya (1983)

> El año 1983 fue, sin duda, un año para olvidar (eurovisivamente hablando, claro está). Remedios Amaya se presentó al festival con su canción Quién maneja mi barca, una actuación que todos queremos olvidar, pero que, por desgracia, no podemos hacerlo. Seguimos recordándola año tras año (y también nos la recuerdan, claro está).

Pero gustó tan poco que ni nosotros mismos la hubiéramos votado. En definitiva, una de esas canciones y actuaciones que pasarán a la historia, y no por ser buenas precisamente. Tanto es así que Remedios Amaya se volvió a casa con 0 points. Una tragedia, vaya.