El matrimonio de Diego Matamoros y Estela Grande se vino abajo en el momento en el que la modelo pisó Guadalix de la Sierra. No obstante, a pesar de protagonizar algunas escenas subidas de tono, Estela tenía ganas de que su relación con el hijo de Kiko Matamoros siguiera adelante. Por circunstancias de la vida, esto de momento no ha podido hacerse realidad y parece que poco a poco, la modelo está olvidando a Diego. Tenemos la prueba que lo demuestra.

Un matrimonio hundido por la televisión

> Se casaron hace tan solo dos años y están pensando en firmar el divorcio. Hubo un tiempo en el que Diego Matamoros y Estela Grande formaban una de las parejas más idílicas del corazón. El hijo de Kiko Matamoros dejaba atrás el odio y rencor hacia su padre, se olvidaba de los platós de televisión para centrarse de lleno en su mujer. Estela Grande, que por aquel entonces se dedicaba al cien por cien a su profesión, la e desfilar y promocionar marcas de ropa a través de las redes sociales, empezaba un camino amoroso con alguien muy famoso entre los celebrities del corazón. Sin embargo, esta idílica vida se acabó en el momento en el que la modelo entró en Guadalix de la Sierra.

Allí su tonteo con Kiko Jiménez, el actual novio de Sofía Suescun y exnovio de Gloria Camila. Desde entonces, nada ha vuelto a ser lo que era y ambos se están replanteando firmar el divorcio. Todavía no hay trámites pero lo que si es seguro es que cada uno vive ya en una casa diferente. Están atravesando por una etapa de recapacitación aunque parece que la que no lo lleva muy bien es Estela. La modelo ha vuelto a hacer de las suyas y ha humillado a Diego. ¿Qué ha hecho? Sigue leyendo.

Siguiente: Estela Grande humilla a Diego Matamoros