Es uno de los miembros de la familia del Rey más queridos por los españoles. Sin embargo, la Infanta Elena ha protagonizado un episodio que le puede suponer un grave problema no solo en su familia, sino también respecto a la imagen que teníamos sobre ella. Un escándalo sin precedentes que pone contra la pared a don Felipe y doña Letizia.

Un carácter difícil pero sin problema

> La Infanta Elena siempre se ha caracterizado por tener un perfil bajo. Salvo la polémica por su divorcio con Jaime de Marichalar, la hija de los reyes Juan Carlos y Sofía, ha tenido, a ojos de la prensa, un comportamiento ejemplarizante. A pesar de tener un fuerte carácter y de mostrarse incómoda en algunas ocasiones con la presencia de los reporteros gráficos, no se recuerdan grandes conflictos con los medios de comunicación. De hecho, la Infanta Elena suele despertar la simpatía de todos. Sobre todo porque, desde la discreción, ha conseguido demostrar que, para ella, la institución es tan o más importante que para algunos miembros de su familia. Sin embargo, lo que ha ocurrido en las últimas horas ha cambiado de forma drástica la imagen que teníamos de la Duquesa de Lugo.

Una actitud, un gesto, unas palabras que ponen contra las cuerdas a Casa Real y que supondrán, sin ningún genero de dudas, un escándalo familiar sin precedentes. Sobre todo porque Letizia Ortiz puede sentirse aludida.

Siguiente: el escándalo protagonizado por la Infanta Elena