Hay que remontarse muchos años atrás para encontrar una fotografía en la que toda la realeza disfruta del verano en Palma de Mallorca. Los reyes eméritos, sus hijos, nueros y nietos se reunían en la isla balear para descansar y divertirse en familia. Sin embargo, desde la llegada a Letizia a Zarzuela, han ido desapareciendo cada vez más rostros de la estampa, hasta quedar solo los que a ella le interesan. La consorte ha conseguido alejar a todos los Borbones de Marivent, que han huido para evitar su agrio carácter. 

Letizia despacha a sus sobrinos

> Aunque ninguna de sus madres se atreviera a poner un pie sobre Palma de Mallorca, Victoria Federica e Irene, las hijas de las infantas Elena y Cristina, respectivamente, sí que pasaron unos días en la isla junto a su abuela. Eso sí, cuando doña Letizia todavía se encontraba trabajando en la capital. Doña Sofía y sus nietas disfrutaron juntas de una agradable jornada que se remató con una sesión de cine. Las tres vieron El rey león, la última película de Disney, y posaban radiantes ante la prensa. Muy poco les duró la felicidad. En cuanto la consorte avisó de que ponía rumbo a Marivent, de Marichalar y Urdangarín hicieron las maletas y regresaron a la península. 

El que ni siquiera ha querido aparecer por allí ni un solo día ha sido Froilán. El primogénito de la infanta Elena no quiere saber nada de sus tíos, que tantos problemas le han causado con la intención de mejorar su comportamiento. Por eso, Felipe Juan ha preferido pasar el verano junto a su novia, Mar Torres, en la costa de Orihuela. La pareja ha pasado unos días en la playa de Campoamor, donde veranean las familias más pudientes de Murcia y Alicante. Así, Letizia ha conseguido despejar el Palacio de Marivent a su antojo, quedando solo una rival para ella: doña Sofía