Mila Ximénez se convirtió en la primera concursante confirmada de Gran Hermano VIP. Fueron muchos los que se sorprendieron con esta decisión, pero la suerte ya está echada. Tan solo quedan escasas horas para verle dentro de la casa de Guadalix y aunque ella intentará desconectar, han salido a la luz los fracasos sus fracasos personales. Unos que, años atrás, no se hubieran atrevido a hacerlos públicos. Te sorprenderán sus declaraciones.

Toma una medida muy drástica

> Si la entrada de Mila a la casa de Guadalix ya te ha sorprendido, la medida drástica que ha tomado días antes de participar, te dejará con la boca abierta. Seguro que ya muchos de vosotros habéis hecho alguna que otra suposición pero nadie imaginaba que la tertuliana pudiera tomar tal decisión. Mila ha decidido que, para entrar a la casa, debía ponerse un balón gástrico. Y así ha sido.

La colaboradora se ha sometido a una operación rápida y sencilla para incorporar en su estómago un balón que no le permita tener tanta ansiedad como ha tenido en su casa los últimos meses. “Estos meses he sufrido mucho y tenía pánico a subir de peso. Estar mal físicamente me destroza y no quiero llegar a la autodestrucción. Me he puesto un balón gástrico sin cirugía”, confiesa Mila. A penar lleva tres días con él puesto y ya ha adelgazado dos kilos, “si aguanto los tres meses en la casa, puedo llegar a adelgazar 15 kilos”. Esta confesión no se la esperaba ni si quiera sus compañeros de profesión, que han tenido que escuchar lo mal que se encuentra Mila desde hace unos meses. Sus confesiones te dejarán de piedra.

Siguiente: Mila sorprende con sus duras declaraciones