La polémica está servida. Otra vez doña Letizia ha antepuesto sus deseos a la obligación real. La reina consorte disfruta de vacaciones privadas en Roma junto a Leonor y Sofía. El asunto ha levantado gran polvareda que doña Sofía ha aprovechado para dejar las cosas claras. La madre de don Felipe ha dejado en evidencia a Letizia demostrando que no está preparada para ser reina. Te lo contamos todo a continuación. No te lo pierdas.

Letizia, una reina más que controvertida

> No es de extrañar que Letizia no empatice. Los esfuerzos que se han hecho para acercarla no han funcionado. Y es que la reina tiene un problema, quiere seguir manteniendo costumbres de su vida anterior que chocan con su condición de reina consorte. Se está produciendo un vacío en el cargo que se evidencia cada vez más con el buen hacer de doña Sofía. Siempre se ha dicho que doña Letizia odia que la comparen con su suegra. Sin embargo, es inevitable hacerlo ante su particular forma de ejercer el cargo.

Desde su llegada a Zarzuela, doña Letizia tuvo claro que su reinado sería muy diferente al de doña Sofía. Una forma de distanciarse fue trazar una hoja de ruta donde no hay lugar para los actos benéficos que con tanta dedicación abrazó la reina emérita. Esas iniciativas son cosa del pasado y la reina ha querido centrarse en problemas como la alimentación u otras causas más actuales. Sin embargo, su trabajo queda opacado por su afición a la belleza y la moda. Está demasiado pendiente de su aspecto y se le está yendo la mano con los pinchazos en el rostro para mostrar una piel tersa y luminosa.

Siguiente: Letizia, Sofía, llega el momento de la verdad