No corren buenos tiempos para doña Sofía. Sobrepasada la barrera de los ochenta, la reina no goza de tranquilidad. Quién hubiera dicho que el otoño de su vida iba a resultar tan convulso. La familia se desangra y ella está en el medio. Doña Letizia sigue siendo fuente de problemas. Por no hablar de las infantas, Elena y Cristina,  a quien su madre reivindica constantemente. Por si todo esto no fuera suficiente, la reina Sofía ha sufrido un durísimo golpe anímico. ¿Qué ha ocurrido? Te lo contamos todo a continuación.

Una unión inesperada

> Lo de don Juan Carlos y doña Sofía ha sido una guerra constante. Lo suyo nunca ha funcionado porque el rey emérito es muy de amigas. Por su parte, la reina entiende el matrimonio como una cosa de dos. Ciertamente, el coste personal para doña Sofía ha sido mucho. Intentó escapar pero tuvo que regresar. Fue su madre quien le recordó que las reinas no huyen, asumen su destino por más terrible que sea.

A pesar de que nunca se han llevado bien, a doña Sofía no le ha gustado la jubilación que se ha impuesto a su marido. Cree que su hijo no ha sido justo. Una cosa es que el rey emérito haya dilapidado el rédito obtenido por sus escarceos personales y otra muy diferente no reconocerle los méritos logrados durante su reinado. A doña Sofía no le gusta la forma en que se ha borrado a don Juan Carlos de la foto. Esto ha hecho que el matrimonio se haya mostrado algo más cercano. El rey emérito ha agradecido a su esposa que haya sido la compañera ideal hasta el final del viaje.

Siguiente: La terrible noticia que ha destrozado a doña Sofía