Está volcada en sus nuevos proyectos. Sus ganas de trabajar son imparables. Y aunque Mónica Naranjo prefiere destacar por su elegancia y solo dedica buenas palabras a su exmarido, lo cierto es que las cosas con Óscar Tarruella no están tan bien como intentan hacernos ver. Te contamos todo lo que se esconde tras esta aparente cordialidad.

La versión renovada de Mónica

> Trabajo, trabajo y más trabajo. Esa parece haber sido la fórmula magistral del cóctel que ha preparado Mónica Naranjo como tabla de salvación. La catalana ha tomado las riendas de su vida y se ha dedicado en cuerpo y alma a hacer lo que mejor sabe: cantar. Acaba de cumplir sus bodas de plata en la música y ha anunciado que va a hacer una gira a la que ha llamado Renaissance. Además, está también preparando un nuevo proyecto musical Mes Excentricités que promete dejar con la boca abierta a todos sus fans. Estamos ante una nueva versión de esta diva. Además, en todos los aspectos.

La artista se atreve con un nuevo proyecto muy distinto a lo que ha hecho anteriormente. En Mediaset se pone al frente de un programa de sexo en el que contará con invitados muy conocidos que aportarán su experiencia, sus pensamientos y sus anécdotas más íntimas acerca de esta temática. “No te imaginas lo que he aprendido grabando este espacio. He hecho unos talleres maravillosos”, decía sin tapujos en El Mundo.