El jiennense empezó a ser conocido años atrás a raíz de su paso por Mujeres y hombres y viceversa, pero fue su relación con Gloria Camila Ortega la que lo catapultó a la fama. Ahora, recién salido de Gran Hermano VIP 7, Kiko Jiménez goza de una tremenda popularidad y suele pasearse de plató en plató para lucrarse aireando los trapos sucios de su pasado. Sin embargo, desde Cotilleo.es hemos podido comprobar que algunas partes de su discurso podrían no ser tan ciertas como él afirma. Este portal ha recogido en exclusiva algunos testimonios que desmienten al colaborador. Continúa leyendo para descubrirlos.

 La relación con su padre

> Algunos de los detalles más escabrosos acerca del pasado de Kiko estaban relacionados con su padre, Fernando, que cumplía pena en prisión desde que él tiene memoria. El joven recordó en Gran Hermano VIP 7 lo mucho que le impactó ir a verlo a la cárcel, con un cristal de por medio. “Todo era siniestro”, explica el jiennense durante una reciente entrevista con la revista Lecturas. Según su relato, solo volvió a verlo en otra ocasión y apenas ha tenido noticias suyas en todos estos años. Sin embargo, el aludido desmintió a su propio hijo y lo tachó de ser “un poco mentiroso” en declaraciones exclusivas para Viva la vida.

“En ningún momento hubo cristales. Fue un vis a vis familiar con sofás. No impacta a un niño de cinco años ni a nadie”, aclara Fernando sobre la reunión que su hijo recuerda de forma tan distinta. Además, asegura que se han visto en más ocasiones de las que Kiko quiere reconocer. De hecho, sostiene que Jiménez ha utilizado varias veces la casa de Benidorm que su padre tiene en propiedad, denotando así la existencia de una relación mucho más íntima de lo que se nos quiere hacer creer. Pero, por lo que sabemos en Cotilleo.es, el jiennense podría haber mentido en otros cuantos aspectos, relacionados con su relación sentimental con Gloria Camila.

Siguiente: Kiko y GloriaK, ¿quién engañó a quién?