Todo el mundo sabe ya que la primogénita de la más grande y su hija están a la gresca desde hace siete años. Son pocos los detalles que se conocen acerca de esta trifulca que marcó un antes y un después en las vidas de Rocío Carrasco y Rocío Flores. En todo este tiempo, ninguna de ellas ha soltado prenda sobre la polémica que las enfrenta, y parece que así seguirá durante una larga temporada. ¿Por qué tanto secretismo? Ahora, conocemos la respuesta a esta pregunta que tiene en vilo a medio país. Sigue leyendo para descubrirla.

La guerra de nunca acabar

> Mucho ha llovido desde aquella fatídica pelea que marcó un antes y un después dentro del clan Flores-Carrasco. Por lo que sabemos, en casa de Rociíto se venían sucediendo momentos de auténtica tensión que terminaron con un violento enfrentamiento entre la primogénita de la más grande y su hija, Rocío Flores. La bronca fue tan monumental que la joven abandonó el domicilio familiar y se mudó bajo el techo de su padre, Antonio David Flores. Han pasado siete años, y la situación no parece tener fácil solución.

Los detalles narrados anteriormente son los únicos que se conocen acerca de esta trifulca familiar. Nadie sabe qué paso para que madre e hija se retiraran la palabra de por vida. Resulta chocante que Rocío Flores no haya querido pronunciarse respecto a este tema, teniendo en cuenta que de un tiempo a esta parte se expone con frecuencia ante los medios de comunicación, a raíz de la participación de su padre en Gran Hermano VIP. Ahora, sabemos por qué la joven mantiene sus labios sellados, y de seguro que la razón no dejará indiferente a nadie. Sigue leyendo para descubrirla.

Siguiente: ¿Por qué Rocío Flores no suelta prenda sobre su madre?