Durante años, fueron figuras respetadas en la monarquía. Nadie podía esperar que Juan Carlos y su nuero favorito, Iñaki Urdangarín, precipitarían los mayores escándalos que han puesto en jaque a la Corona. Así es como el suegro y el cuñado de Letizia han menoscabado la imagen pública de esta institución. Te lo contamos todo a continuación.

El perfecto caballero

> Contrariamente a lo que sucedió con Letizia, la familia Borbón y su círculo íntimo acogieron con los brazos abiertos al marido de la infanta Cristina. El entonces jugador de balonmano procedía de una familia bien, tenía planta y buenos modales que le permitieron meterse en el bolsillo a buena parte de la opinión pública. No solo los principales medios se deshacían en halagos hacia Iñaki Urdangarín, sino que hasta don Juan Carlos I parecía encantado con el esposo de su hija pequeña. Fuentes cercanas a Zarzuela aseguran que siempre ha sido su nuero favorito.

En el lado opuesto se encontraba Jaime de Marichalar, el marido de la duquesa de Lugo. El aristócrata no se perdía un sarao y no eran pocos los que criticaban su estilo de vida ocioso. Juan Carlos nunca lo miró con buenos ojos porque pensaba que le traería unos cuantos quebraderos de cabeza, pero debía mirar más cerca de lo que creía para encontrar al hombre que pondría en jaque a la monarquía.

Siguiente: Juan Carlos y Urdangarín dinamitan la monarquía