reina Letizia

De sobra es conocido el carácter controlador de la reina. Letizia impone estrictas normas en Zarzuela que deben seguir todos y cada uno de los miembros de la familia real. La consorte incluso ha llegado a prohibir a Felipe VI reunirse con ciertas amistades, por lo que el rey lo tiene realmente complicado a la hora de ver a sus colegas de toda la vida. La última noche de juerga del soberano ha sacado de quicio a su mujer y ha supuesto un antes y un después en su matrimonio. ¿Quieres saber qué ha pasado? Sigue leyendo para descubrirlo. 

Letizia y Felipe: tú a Mallorca y yo a no sé dónde

Letizia

> No es ningún secreto que Letizia necesita tomarse un respiro después de las vacaciones oficiales de la familia real. Para ella, la estancia en Palma de Mallorca no se sale de su agenda oficial como consorte. Así, Ortiz siempre planea unas vacaciones privadas a las que solo acuden ella, su marido y sus hijas. Pero este año ha sido diferente. Parece que las cosas entre ella y Felipe VI no están del todo bien, a pesar de lo que han intentado demostrar ante los medios, y ambos han puesto tierra de por medio. Al parecer, los monarcas están disfrutando de los últimos días de verano por separado. 

Mientras que Felipe se ha quedado en Mallorca unos cuantos días, Letizia ha cogido un avión en cuanto ha tenido la oportunidad y ha abandonado sin pensarlo las Islas Baleares. Justo cuando la consorte se marchó, Juan Carlos I aterrizó en la zona para reunirse con su hijo. Se trata de algo muy revelador, ya que el emérito abandonó Marivent poco antes de que su nuera se dejara caer por la residencia oficial de veraneo. Al parecer, no pueden ni verse y ninguno de ellos se esfuerza en disimularlo. Así, padre e hijo han aprovechado la ausencia de la reina más estricta de Europa para pegarse una buena juerga y saltarse todas y cada una de sus prohibiciones. Esté dónde esté, Ortiz habrá reventado al enterarse de la noticia que viene a continuación. 

Siguiente: Letizia revienta por la juerga de su marido