Las campanas de cocina llevan al exterior los vapores, humos y olores gracias a un tubo que conecta la campana a la fachada de la casa o edificio. Por su efecto de extracción es habitual que se ensucie con grasas, aceites y todo tipo de substancias que son absorbidas, aunque es complicado saber a simple vista si necesita un repaso así que es importante limpiar la campana de manera regular ¿sabes cómo hacerlo correctamente para que quede como los chorros del oro?

Los productos adecuados para la limpieza de la campana

productos limpieza

Una buena forma de quitar la suciedad y la grasa de tu campana de cocina es hervir agua con zumo de limón. Es un truco sencillo y que funciona muy bien, siendo un producto asequible y que no va a dañar los materiales de tu cocina. A la hora de realizar esta técnica lo mejor será poner el extractor en funcionamiento para no llenar tu casa con el olor. 

Para la suciedad más complicada, como la grasa incrustada o el pegamento también hay un producto que tendrás muy a mano con el que se puede quitar de manera bastante sencilla, se trata de usar una mezcla de vinagre blanco. Utilizando la misma cantidad de este producto por otra parte de agua tibia verás cómo la campana queda perfecta.