adelgazar en el desayuno

¿Cuántas veces has escuchado que el desayuno es la comida más importante del día? Pues es cierto, aunque no te hayan sabido explicar el por qué. ¿Quieres saber cómo adelgazar en el desayuno? Sigue leyendo y te mostramos cómo, por qué y con qué alimentos puedes adelgazar y deshacerte de esa tripa que tanto te angustia. Lo más importante es que comprendas que un desayuno solo adelgaza si el resto de posturas se ajusta la ingesta de alimentos y se lleva una vida activa. El desayuno es una comida importante para todos los grupos de edad: desde los niños a los ancianos. Todos pueden seguir estos consejos para adelgazar en el desayuno.

Según la Fundación Española de Nutrición (FEN), más del 85% de la población española desayuna, lo que es un buen dato de partida, pero lo hace de una forma poco recomendada, ingiriendo alimentos como galletas, cereales procesados y bollería. ¿Es el desayuno ideal para adelgazar? Evidentemente, no. A continuación, os explicamos cómo conseguir adelgazar en el desayuno.

DESAYUNO PAUSADO, LA CLAVE

Una de las claves para adelgazar con el desayuno es desterrar esa tendencia a tomarlo en un abrir y cerrar de ojos (algo que también hay que habituarse con el resto de comidas, por otro lado). Es muy importante desayunar antes de iniciar la rutina de la jornada para que tanto el cuerpo como el cerebro estén preparados. A esto le ayuda un buen desayuno (en cuanto a alimentos) y un ritmo pausado. Nunca se ha de desayunar a la carrera: cuanto más despacio comemos, más controlamos la cantidad que comemos, ayudamos a la digestión y nos saciamos antes.

evita desayunar con prisas si quieres adelgazar