La infanta Elena es uno de los miembros de la familia real más desconocidos. Su máximo deseo, pasar desapercibida. No le gusta ser objeto de atención y lo lleva muy mal cuando sucede. Durante años, la hija mayor de don Juan Carlos y doña Sofía ha conseguido evitar el escrutinio público. Sin embargo, los tiempos cambian y ya no goza de la protección de antaño. Así las cosas, Jaime Peñafiel da un paso adelante y descubre la alarmante y terrible realidad de la infanta Elena. Te lo contamos todo a continuación.

Elena, una infanta que hace valer su título

> La infanta Elena es muy consciente de su posición social y hace gala de ella con frecuencia. Le gusta marcar las diferencias. Sobre todo, cuando se trata de relaciones que están destinadas a durar en el tiempo. En el caso de Letizia Ortiz, su cuñada no ha dudado en restregarle por la cara sus orígenes humildes. Y no en una ocasión, sino en varias. Al principio, doña Letizia calló y aguantó. Sin embargo, llegó un punto en que no pudo más y plantó cara.

Doña Letizia tiene un carácter fuerte, así las cosas, cuando estalló, le dijo de todo a su cuñada. Al ver que no había forma de entenderse, decidió retirarle la palabra. La infanta ni se inmutó. Para ella no existe más razón que la suya. Y en medio de este ostracismo mutuo estaban cuando estalló un nuevo capítulo de esta guerra de cuñadas.