La tranquilidad de Belén Esteban ha llegado a su fin. La exnovia más famosa de Jesulín de Ubrique ha hecho que el público cargue duramente en su contra a causa de unas declaraciones que no han dejado a nadie indiferente. La princesa del pueblo ha querido defender a su madre públicamente. Sin embargo, lo único que ha logrado es ponerla a ella y a sí misma en el centro de la diana. Estas palabras pueden traer graves consecuencias.

El peor negocio de su historia

> La justicia le dio la razón en su juicio contra Toño Sanchís. El representante no pudo demostrar el contrato que tenían ya que, dada su amistad, se trataba solo de algo verbal. Pero esto no le resultó suficiente a Belén Esteban, cuya ambición le ha jugado una mala pasada. Ante la imposibilidad del vocalista de Los Inhumanos de hacer frente a la deuda, se procedió a la subasta de su domicilio, ubicado a las afueras de Madrid. Y es justo en ese preciso instante cuando todo se volvió en contra de la princesa del pueblo. Tras renunciar la persona que ganó la puja, el inmueble pasó inmediatamente a la colaboradora de Mediaset, que quedó segunda.

Sin embargo, esto, lejos de beneficiarle, perjudica enormemente a Belén. La vecina más famosa de Paracuellos del Jarama no podía haber hecho un negocio peor. Sí, ahora tiene la casa de su enemigo, pero hay que tener en cuenta que sobre la misma pesa una hipoteca de 260.000 euros. Conviene no olvidar que a esto hay que sumar los gastos notariales y registrales que las operaciones de este tipo tienen intrínsecas. Además, los 375.000 euros que gastó en la puja, que se restan de los 600.000 que dictaminó el juez le correspondían. Las cuentas no salen. Pero este no es el único revés económico al que debe enfrentarse la ex de Jesulín de Ubrique.

Siguiente: Una economía que no termina de descansar