Es la guerra. Sálvame ha saltado por los aires. Se veía venir. En este todos contra todos hay un señalado. Aseguran que uno de los colaboradores ha cometido una gran traición que puede destapar grandes secretos de sus compañeros. Infidelidades y mentiras que quedarían al descubierto por culpa de una lengua afilada. Te contamos todo lo que rodea a este escándalo a continuación.

Carlota y Diego Arrabal, en el fango

> Carlota Corredera se ha visto afectada por el proceder de Gustavo. Él quiso ayudarla al avisarla de que la iban a cazar mientras disfrutaba de unas vacaciones familiares. La periodista fue captada mientras jugaba con su preciosa hija en la piscina del hotel. Unas imágenes entrañables por las que cualquier revista pujaría para hacerse. Es esa Carlota familiar y tierna la que gusta al público. Pues bien, la presentadora quedó descolocada cuando González le reveló que las imágenes eran, más o menos, demoledoras. Lógicamente, ella se molestó. ¿Qué de malo puede haber en unas fotografías tan entrañables?

En este caso, Gus cometió una doble traición. La cuestión es que el fotógrafo que se desplazó para captar a Carlota formaba parte del equipo de Diego Arrabal. Durante años, González y Diego fueron socios en una agencia de prensa. La formalización del noviazgo entre Gus y María significó el final de la relación laboral. Por tanto, Diego está enfadadísimo con su ex socio y le culpa directamente a él de lo sucedido. Al tiempo que manifiesta que no reconoce al Gustavo actual.

Siguiente: Belén remata a Gustavo