No está el horno para bollos. La familia real suma un nuevo frente más a los muchos que tiene abiertos. En esta ocasión se trata de don Felipe y doña Letizia, cuya estancia en Palma evidencia que no atraviesan su mejor momento como pareja. El rey parece cansado y harto del comportamiento de su mujer. Y es que Letizia va por libre y sigue priorizando su vida privada sobre la institucional. A esto hay que sumar que no da su brazo a torcer y, a veces, deja a don Felipe en muy mal lugar. ¿Está en peligro el matrimonio de Felipe y Letizia? Te lo contamos todo a continuación.

La obsesión de Letizia

> Desde el primer momento en que puso el pie en la isla, Palma se le atravesó a doña Letizia. En ningún momento hizo amago de integrarse. Debería haberlo hecho dado que el lugar está ligado a la familia de su marido. Aunque no le guste, tendría que amoldarse y mostrar su mejor cara en vez de esconderse en Marivent donde nadie puede fotografiarla. En Mallorca no aprecian a la reina porque su comportamiento ha afectado al apartado turismo. Eran muchos los que cogían este bonito enclave llevados por el hecho de que don Juan Carlos, doña Sofía y sus hijos veraneaban allí.

Por algún motivo desconocido, doña Letizia está en contra de todo aquello que forme parte de la historia de su familia política. Queda claro que no está por seguir tradición alguna. De hecho, hasta ha impedido que Leonor y Sofía se iniciaran en las regatas como años atrás hicieron sus primos Marichalar y Urdangarín. Además de que no quiere que las niñas tengan trato con sus primos, tampoco con doña Sofía, que ha sido la que año tras año les ha acompañado a los cursos de vela. Es muy significativo que la reina quiere romper con la tradición marinera tan enraizada en los Borbones. Como también epata que don Felipe calle y mire para otro lado.

Siguiente: El gesto de Felipe que evidencia que hay crisis marital