En cuanto alcanzó la mayoría de edad, Andrea Janeiro Esteban envío un comunicado en el que manifestaba su deseo de permanecer al margen de la esfera mediática. La hija de Belén Esteban no quiere ser partícipe del mundillo de su madre y preferiría que ni se la mencionase en los platós de televisión. Sin embargo, la princesa del pueblo ha desatendido las peticiones de la joven y ella misma la ha puesto en la palestra.

El descenso a los infiernos de Belén

> Hubo un tiempo en el que la Esteban campaba a sus anchas por Telecinco. Los índices de audiencia se disparaban en cuanto la de Paracuellos abría la boca, y la cadena de Vasile se lo compensaba como es debido. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, Belén atraviesa un declive mediático y ya no es capaz de captar el interés de los espectadores como hacía antaño. ¿La razón? Para muchos ya no tiene nada nuevo que aportar. Ha exprimido su guerra contra Jesulín de Ubrique, el padre de su hija, hasta llegar al límite de su relato.

Además, se rumorea que Andrea Janeiro le pidió que tuviera la boca cerrada respecto a la relación que la joven mantiene con su padre. La primogénita de la Esteban quiere vivir al margen de Sálvame y de todo lo que rodea al espacio de Telecinco. Su deseo es permanecer en el anonimato y preferiría que ni siquiera se la nombrara en los platós de televisión. Sin embargo, su propia madre ha desoído su petición de mantener un perfil bajo y ha provocado un tremendo tsunami mediático que se dirige con fuerza hacia su hija.

Siguiente: La Esteban desoye la exigencia de su hija