Don Felipe y doña Letizia atraviesan una crisis matrimonial. Las circunstancias que rodean a la pareja han conducido a esta situación. Otra vez tocan a cónclave real para solucionar el que sería el enésimo desencuentro importante entre los reyes. La reina tiene claro que sobra gente a su alrededor y el rey que falta. Don Felipe desea reconducir la situación con sus padres y su hermana Elena. Sin embargo, Letizia se mantiene firme. La situación entre la pareja es muy tirante. Te lo contamos todo a continuación. Sigue leyendo.

El rey toma medidas

Casa Real

> La situación entre don Felipe, don Juan Carlos, doña Sofía y la infanta Elena es muy tensa. La desunión es pública y manifiesta. La familia se ha dividido en dos bandos bien diferenciados. Por un lado, los reyes eméritos y sus hijas. Por otro, el rey, la reina y sus hijas. Todo se precipitó cuando estalló el caso Noos. La sombra de la corrupción tocó de pleno a la familia real. Fue entonces cuando don Felipe tomó medidas drásticas.

Urdangarín fue uno de los motivos que precipitaron la abdicación de don Juan Carlos. En un principio, el rey emérito se mostró blando con su yerno. También movió los hilos para que la infanta Cristina saliera indemne del juicio. Por su parte, don Felipe y doña Letizia optaron por extender un cordón sanitario alrededor de los entonces duques de Palma. No querían que su mal hacer les salpicara. Eso obligó a la pareja a exiliarse en Ginebra bajo el manto protector del poderoso Aga Khan.

Siguiente: Letizia propicia la caída de sus suegros