Tanto Albert Rivera como Malú están sobrepasados por la vorágine mediática en que se ven inmersos sin ellos quererlo. A la cabeza de la información que asegura que un día son pareja, y al siguiente montaje, está María Patiño y el programa que presenta, Socialité. ¿Qué intereses tienen en confirmar una noticia para luego retorcerla hasta límites insospechados? Lo analizamos a continuación.

¿Demasiado ruido y pocas nueces?

> Hace unos días, María Patiño se atribuía el mérito de la exclusiva del romance entre Albert Rivera y Malú. Así lo hacía público en Sálvame: “La portada de este semana donde aparecen juntos Malú y Albert Rivera es un bomba que parte de mí”. Posteriormente, la periodista añadía: “Cuando empiezo a recibir información de Albert Rivera y de varias citas que mantendría el político en Barcelona y Madrir, antes de conocer que era Malú, recibo la llamada de Ciudadanos. Me piden que neguemos que Albert Rivera tiene novia, reaccionando a un cebo del programa Socialité”.

Según explicó Patiño, si hacía pública la información era porque algunos hablaban de que la noticia se habría echado a rodar por interés. Sobre cómo se captaron las imágenes que poco o nada aclaran, publicadas por Semana, sentencia María que fue ella quien contactó con el fotógrafo para que hiciera el tema: “Estando yo en Fuerteventura, me llama el fotógrafo y me cuenta que acaba de fotografiar a Malú, el día de los enamorados, saliendo de su casa y montándose en el coche de Albert en dirección a la casa del político”.

Siguiente: Una relación para tapar otra relación