comscore
miércoles, 22 mayo 2024

Giro radical con Daniel Sancho gracias a la forense: confesión clave

La esperanza para Daniel Sancho

El juicio contra Daniel Sancho sigue su curso. En su cuarta jornada los acontecimientos han dado un giro imprevisto, al surgir un testimonio que podría ayudar al hijo de Rodolfo Sancho. La médica que examinó el cráneo de Edwin Arrieta testifica y lo que tiene para decir podría suponer una buena noticia para Sancho.

En la vista de ayer el debate se centro en los mensajes de WhatsApp que intercambió la víctima con el acusada. Subieron a testificar una policía que se ocupó de rastrear esas conversaciones, Rachata Chaisongkram, y la médica del Hospital de Phangan, Pongpaka Kaewprasong, que se encargó de hacer la primera autopsia. Su testimonio podría favorecer a Sancho.

Sancho podría haber recibido una buena noticia

La forense que declaró en el juicio de Sancho expresó que después de haber hecho la autopsia del cráneo de la víctima, las heridas que provocaron su muerte podrían haber sido perfectamente causadas por una pelea. Esto podría dar un giro insospechado en los acontecimientos.

La importancia de este testimonio es que podría corroborar el discurso del propio Daniel Sancho, quien asegura que la muerte fue un accidente causado por un momento de altísima tensión. El acusado sigue afirmando que no quería matarlo, que no hubo premeditación sino que las cosas se le fueron de las manos.

¿Por qué podría ayudar a Sancho este detalle?

Aunque a simple vista no parece gran cosa lo que ofrece esta nueva declaración, sí que lo es. La razón es que en Tailandia un asesinato accidental no se condena con la pena de muerte, por lo que, aunque le toque cumplir una larga condena, incluso la cadena perpetua, tendría más oportunidades para recurrir y la posibilidad de vivir, que no es poco.

Rodolfo Sancho parece aliviado y la defensa, satisfecha. «Las sesiones se están desarrollando de forma satisfactoria para nuestros intereses», dicen y agregan que «Sancho sigue siendo inocente hasta que haya un veredicto» que lo determine culpable. Seguimos esperando el desenlace, pero la tensión es cada día más intensa.