comscore

Vargas Llosa usa su libro para poner a Isabel Preysler en su sitio de la forma más cruel: la ignora en su dedicatoria

Si por norma general el fin de cualquier relación sentimental trae ‘tiras y aflojas’ entre sus protagonistas, en el caso de un premio Nobel de la literatura y la denominada como ‘reina de corazones’ de la alta crónica social no podía ser menos. Preysler y Vargas Llosa acabaron estrepitosamente en diciembre del pasado año. «Mario y yo hemos decidido poner fin a nuestra relación definitivamente», fueron las directas palabras de la madre de Tamara Falcó en la revista del saludo para comunicar el fin del noviazgo. Convirtiéndose casi en la noticia del año del corazón, la nueva realidad pillaba desprevenidos a la mayoría. La prensa escribió muchas páginas y titulares conforme a la ruptura y los muchos ataques entre los exnovios. Tampoco ayudó a sofocar los numerosos rumores y comentarios en torno al acertado acercamiento del escritor con su exmujer Patricia Llosa, que como todos sabemos acabo ocurriendo.

La dedicatoria que ignora completamente a Isabel

Mario Vargas Llosa
Mario Vargas Llosa negaba rotundamente que los celos hubieran sido los responsables de su separación definitiva de Isabel Preysler | Fuente: Europa Press

10 meses después, la relación -o, mejor dicho, la no relación- del escritor con Isabel sigue siendo noticia. A pocas semanas de que se publique su nueva novela, la dedicatoria de esta ficción va a traer cola: «A Patricia«. De manera escueta, pero no libre de interpretaciones, el novelista dedica así el libro que podría comprarse a partir del 27 de octubre a su exmujer, a la persona con la que realmente ha compartido prácticamente toda su vida a excepción de sus ‘años locos’ con Preysler. Pero, ¿cuál es la gran sorpresa del libro del peruano?

Mario Vargas Llosa y Patricia Llosa se separaron en 2015 tras trascender que el premio Novel mantenía una relación con la ex mujer de Julio Iglesias. El matrimonio acababa de celebrar sus 50 años de casados en Nueva York. Según publicó Abc hace unos meses, Patricia habría emitido una carta a la residencia de la socialité en Puerta de Hierro ese mismo año. En la misiva, a la que supuestamente accedió este medio, le advertía que en cualquier instante su marido volvería con ella. No se equivocaba: ocho años después así ha sido.

Mario Vargas Llosa
Mario Vargas Llosa