comscore

Alma Cortés pone rumbo a Supervivientes y deja sola a Raquel Bollo en su peor momento

La vida de Alma Cortés ha sido retransmitida por decenas de medios de comunicación y cuando cumplió la mayoría de edad decidió renunciar a la fama. Siempre ha asegurado que no se ha sentido atraída por el universo de Telecinco. Sin embargo, el paso del tiempo le hizo darse cuenta que colaborar con la citada empresa era un negocio muy rentable y apareció puntualmente en varios programas de la cadena para dar su opinión sobre los concursos que se estaban emitiendo. Alma ha dejado de ser colaboradora para convertirse en una de las estrellas de Supervivientes 2023. Lo más sorprendente de todo esto es que Raquel Bollo no está atravesando un buen momento.

En Cotilleo.es os hemos ido informando de los problemas legales de Raquel Bollo y estamos en disposición de afirmar que la situación todavía no se ha solucionado. Sabemos que han pillado a Alma cogiendo su avión pertinente para viajar a Honduras y dar el pistoletazo de salida a una aventura que promete ser histórica. La joven trabajaba como influencer y tenía cierta notoriedad en su profesión, pero se ha dado cuenta de que lo más acertado es aprovecharse de la popularidad que le han generado sus apellidos. Hemos descubierto todo lo que ha pasado en el aeropuerto mientras los concursantes esperaban a acoger el vuelo que les llevase a Honduras. ¿Quieren descubrirlo?

Alma Cortés estará muy bien acompañada

Alma Cortés con sus compañeros de Supervivientes
Alma Cortés con sus compañeros de Supervivientes

>¡Ha llegado el momento! Después de semanas calentando motores y conociendo a cuenta gotas a los concursantes de la nueva edición de Supervivientes, arranca la aventura más extrema de la pequeña pantalla. Y lo hace con las celebridades que se dejarán la piel en Cayo Paloma poniendo rumbo a Honduras para disfrutar de unos días de convivencia antes de que el reality comience. Se sospecha que podría arrancar dentro de poco, aunque Mediaset todavía no ha corroborado oficialmente la fecha.

Sonrientes, pasaporte en mano y estableciendo las que serán las primeras alianzas de la isla, han pillado en el aeropuerto de Madrid a los nuevos supervivientes. Ha habido pocas sorpresas porque que en los últimos días diferentes medios han filtrado los nombres de dos de los concursantes estrella y de los pocos que quedaban por confirmarse: Alma y Manuel Cortés, hijos de Raquel Bollo. Ambos se harán compañía y disfrutarán del resto de sus compañeros. Es necesario que establezcan amistad lo antes posible. Van a pasar mucho tiempo juntos.

Adara Molinero, de lo más sonriente con Manuel Cortés. Patricia Donoso, divertida y bromista con Asraf Beno o Arelys Ramos con trenzas y un nerviosismo imposible de disimular han sido algunas de las anécdotas más destacadas. También hemos visto que Sergio Garrido, colaborador de Fiesta, y Diego James Lover parecen haber hecho buenas migas e intercambiaron risas y charla sin separarse ni un momento.

Gema Aldón se ha mostrado de lo más cómplice con Alma Cortés, a la que a buen seguro le contó como afronta esta aventura que supone su salto definitivo a la fama después de meses defendiendo a su madre. Un casting muy potente que se encuentra rumbo a Honduras y que en tan solo unos días saltarán del helicóptero y comenzarán una convivencia que se prevé dura y complicada para todos. Aunque todos los ojos están puestos en los hijos de Raquel Bollo.

¿Por qué todo el mundo habla de Alma Bollo?

Alma Cortés pone rumbo a Supervivientes y deja sola a Raquel Bollo en su peor momento
Alma Cortés posando con su madre

>Los hijos de Raquel Bollo han firmado un suculento contrato para convertirse en concursantes de Supervivientes y no hubieran recibido tantas críticas y su madre no estuviese atravesando un momento tan delicado. La antigua colaboradora de Telecinco se ha convertido en el centro de la noticia por un motivo que ha dejado impactados a sus seguidores. Varios programas de la citada cadena han sacado a la luz una información muy comprometida que afecta de forma directa a su vida económica. Raquel tiene una deuda de 30.000 euros que necesita solucionar cuanto antes, aunque lo verdaderamente sorprendente es que no se ha pronunciado en términos negativos sobre este asunto. Todo lo contrario. Ha sido muy amable y ha exhibido su mejor sonrisa para intentar que los espectadores crean que todo está solucionado.

La estrategia de Raquel Bollo es muy sencilla. Sabe que sus hijos tienen por delante una aventura muy importante y es necesario que ella se muestre cordial con la prensa porque ahora necesita el apoyo del público. Los espectadores son los que decidirán el futuro de sus hijos en el concurso de supervivencia y quiere tenerlos a su favor, por eso está manteniendo la calma. Raquel no ha hecho ningún comentario sobre sus deudas ni sobre sus problemas judiciales. Lo único cierto es que parece estar muy relajada y eso es precisamente lo que ha aumentado la sospechas de la audiencia. También cabe la posibilidad de que esté tranquila porque ha elegido a un buen abogado que está trabajando muy duro para demostrar su inocencia.