comscore
domingo, 4 diciembre 2022 13:16

Kiko Rivera toma una dura decisión justo después de su problema de salud

Este lunes, en torno a las 15.30 horas y después de 4 días en el hospital tras haber sufrido un ictus, Kiko Rivera recibía el alta hospitalaria. Cabizbajo y ocultándose bajo una gorra, una capucha y una mascarilla sanitaria, ponía rumbo a su casa sin hacer declaraciones acerca del mayor susto de su vida. En Cotilleo.es hemos descubierto qué pasó después. ¿Quieren descubrirlo? Podemos adelantarles algo: ¡no se lo imaginan!

Tan solo con la compañía de Irene Rosales, que no se separa de su marido en ningún momento, y sus mejores amigos, el Dj ha pasado las primeras horas en su domicilio tranquilo. Descansando y con una decisión firme: comenzar una nueva vida, como él mismo ha compartido en sus redes sociales: «Toca pensar en mí», publicaba poco después de su llegada a casa. Ha acompañado estas palabras de una fotografía importante para él. Quiere dejar de fumar. Ha comprendido que su estilo de vida debe cambiar.

¿Cómo era la vida de Kiko Rivera antes del ictus?

Kiko Rivera

>Según ha adelantado el programa Fiesta, Kiko arrastraría alguna secuela tras el ictus, como una parálisis facial parcial en la parte izquierda de la casa y problemas de movilidad, por los que necesitaría ayuda para realizar cosas tan cotidianas como andar, comer o asearse. Kiko ha pensado que lo mejor para él es cortar con los hábitos que no le hacen bien. Dejar de fumar ha sido el primer paso de una larga lista. ¿Qué será lo próximo? Recordemos que en el pasado tuvo muchas adicciones. No queda nada de ellas, pero tendrá que cambiar algo. ¿El qué? Los hábitos alimenticios. En Socialité son testigos de algo: todos los fines de semana consume comida rápida.

El hijo de Isabel Pantoja tiene claro que ahora toca cuidarse para volver a estar al 100% cuanto antes, y la primera de sus decisiones tiene que ver con desterrar de su vida tanto el azúcar como el tabaco, dos hábitos nocivos que en estos delicados momentos podrían ser perjudiciales para su estado de salud y para su recuperación.

Además de apostar por productos bajos en grasas para su alimentación, también ha dejado de fumar, un vicio relacionado en muchas ocasiones con los accidentes cerebrovasculares: «Esta vez sí, por cojones. Un fumador menos en el mundo, aunque con ayuda de este aparatito con su líquido sin nicotina y con mi parcha que me llega hoy», ha explicado. ¿Será este el principio de su nueva etapa de esplendor?

Su gran apoyo durante su recuperación, Irene, que tan solo ha dejado a Kiko unos minutos para llevar a sus hijas al colegio y nos ha contado cómo ha ido la primera noche del Dj fuera del hospital: «Está muy bien» ha asegurado con aspecto cansado pero una gran sonrisa. En Cotilleo.es podemos corroborar que Irene ha respondido de forma educada a todos los periodistas. Ha hecho una buena gestión.

Todo lo que ha pasado desde que salió de hospital

Kiko Rivera

>Desde el pasado viernes, Kiko Rivera se encontraba ingresado en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla tras haber sufrido un ictus. Ahí empezó su calvario. A pesar del desconcierto causado, Irene Rosales ha sido la encargada de informar en todo momento del estado en el que se encontraba su marido, asegurando desde un primer momento que había sido «leve» y se había pillado «absolutamente a tiempo», por lo que el dj se encontraba bien. Prueba de ello es que está en su domicilio.

Tan solo un día después, Kiko era trasladado a planta y él mismo se encargaba de mandar un tranquilizador mensaje a sus seguidores, asegurando que, a pesar de haber temido por su vida, todo había salido bien. Tampoco ha dudado en agradecer el cariño de sus fans en todo momento, y sobre todo el apoyo de Irene en estos momentos tan duros: «Todavía le queda que aguantarme espero que muchos años más».

Finalmente, tres días después de ingreso, Kiko Rivera abandonó las instalaciones hospitalarias para dirigirse a su casa. Irene Rosales ha sido la encargada de recogerle, que ha salido por la puerta de urgencias del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla. Ni rastro de Isabel Pantoja. En Cotilleo.es hemos contado EN PRIMICIA los dos motivos: uno que Isabel no quiere ver a Irene Rosales y dos que Kiko Rivera no quiere alterarse.

Con una capucha y la mascarilla puesta, Kiko evitó dar declaraciones subiéndose rápidamente al coche donde le esperaba su mujer, su gran compañera tanto en las buenas como en las malas. El hijo de Isabel hizo un gesto de saludo con la mano, pero prefería no hacer declaraciones a la prensa en estos momentos. Fue especialmente amable con un reportero de Sálvame.

Parece que, por suerte, todo ha quedado en un tremendo susto para Kiko. Un susto que ha causado un gran revuelo, y es que a pesar de que ha recibido la visita de su prima Anabel Pantoja, ni su madre Isabel Pantoja ni su hermana Isa Pi han podido entrar a verle al hospital. ¿Se producirá este encuentro tan esperado una vez que el dj descanse tranquilo en su casa?