comscore
miércoles, 30 noviembre 2022 14:30

El ‘falso cachopo’ de calabacín que te hará vibrar

Juntar términos como cachopo y calabacín en una misma frase no parecen pegar mucho, pero sin embargo no sólo sí pueden hacerlo sino que su unión puede dar un plato realmente exquisito y fácil de preparar. En las siguientes líneas vamos a mostrar cómo se puede hacer una receta perfecta juntando los dos, y además mucho más saludable que la tradicional del primer vocablo. Con calabacín, cebolla, jamón y queso, cuatro ingredientes básicos, puedes preparar un plato completamente diferente con el que sorprender en la mesa y, por supuesto, quedar bien.

Por qué usar calabacín

calabacín
Distintos tipos de calabacines

El calabacín, también conocido como zucchini, es un tipo de calabaza de textura tierna y sabor ligeramente dulce, que puede variar en color desde el amarillo hasta el verde intenso. En su interior la pulpa es de color blanco a amarillo pálido, con semillas comestibles en el centro. Pertenece a la familia de las cucurbitáceas junta u otras hortalizas como la calabaza o el pepino, y necesita de regiones cálidas para crecer. Es una hortaliza con muchas propiedades nutricionales y muy pocas calorías, siendo altamente indicado en dietas de control de peso.

Ventajas del calabacín

calabacín
El calabacín se puede rellenar de muchas cosas, como puede ser el atún

El consumo de calabacín aporta a nuestro organismo, vitaminas A, C y B9, menores cantidades de vitamina E y otras del complejo B. Es rico en potasio, fósforo, magnesio y calcio, y en menor medida hierro, zinc, sodio, manganeso, selenio y cobre. El consumo de 100 gramos aporta tan solo 14 kcal, es bajo en grasas y proteínas, y además ofrece un nivel moderado de fibras y carbohidratos, y  un alto contenido en agua (95%). Entre las ayudas a nuestro organismo que nos proporciona están el que reduce el colesterol y la presión arterial, mejora la salud cardiovascular, previene el cáncer y hasta promueve la salud de la próstata.

Ingredientes de la receta

calabacin El ‘falso cachopo’ de calabacín que te hará vibrar
Para hacer la receta necesitaremos cuatro lonchas de jamón serrano

Hacer un falso cachopo de calabacín con salsa de cebolla confitada se puede decir que es una receta sana, fácil y deliciosa. Para llevarla a cabo vamos a necesitar como ingredientes para, por ejemplo, cuatro personas, una cebolla , 2 o 3 calabacines (mejor si son de tamaño mediano), 4 lonchas de jamón serrano, láminas finas de queso (el que más te guste), harina para empanar (de trigo o de avena, a elección), un huevo, pan rallado, una cucharadita de pimentón (picante, opcional) y un poco de leche (para la salsa).

Cómo preparar la cebolla confitada

calabacin 2 El ‘falso cachopo’ de calabacín que te hará vibrar
El primer paso será preparar la cebolla confitada, que es lo que más tiempo lleva

Una vez tengamos los ingredientes para nuestro cachopo de calabacín, lo primero que necesitamos hacer es preparar la cebolla confitada, que es lo que más tiempo lleva. Para ello, hay que cortar la cebolla en juliana y añadir a una sartén con un poco de aceite de oliva virgen. Hasta que coja calor, se deja a fuego fuerte y luego se baja para rehogar lentamente hasta que esté bien confitada y con color dorado. Para hacerlo bien, este proceso lleva tiempo (aproximadamente una hora). Cuando lo tengamos, se reserva. Por las características de la cebolla esta preparación tiene ya un sabor ligeramente dulzón que nos vendrá muy bien.

Preparación del cachopo

calabacín
Cualquier utensilio es bueno para cortar láminas de calabacín longitudinalmente y de 0’5 a 1 cm. de grosor

Para preparar el cachopo hay que cortar láminas de calabacín longitudinalmente, de 0´5 – 1 cm de grosor y emparejarlas de dos en dos. El proceso es sencillo, se coloca encima de una lámina una loncha de jamón y láminas de queso. La elección del tipo de queso, va en gustos, puede ser desde el típico de sándwich hasta uno más curado o incluso ahumado (éste es bastante recomendable) y, en consecuencia, la cantidad de queso también. A continuación, se tapa con otra lámina de calabacín. La elección del jamón también es opcional, aunque para un plato así tampoco vamos a necesitar que el mismo sea ibérico o incluso de cebo.

Cómo finalizar la receta

calabacín
Así de apetitoso nos puede quedar un cachopo de calabacín

Para finalizar nuestros cachopos de calabacín hay que pasarlos por harina de avena (o de trigo), después por huevo batido y a continuación por pan rallado, previamente mezclado con el pimentón e ir colocándolos en una bandeja de horno con papel vegetal. Luego se mete en el horno y se deja hasta que se doren y estén hechos. El tiempo depende del horno, pero calcula unos 30 minutos aproximadamente. Mientras tanto, termina de preparar la salsa, y para ello calienta la cebolla confitada, añade un poco de leche y bate con la batidora hasta que quede una salsa cremosa. Puedes añadir queso (opcional). Hay que servirlos calientes acompañados de la salsa de cebolla.