comscore
viernes, 9 diciembre 2022 21:42

Bizcocho de plátano y coco: la receta que le gusta a todo el mundo

 El plátano y el coco, a priori, no son dos elementos que se suelan combinar con facilidad en cocina. Puede que ni por separado sean ingredientes habituales de recetas. Sin embargo, a partir de ahora quizás uno pueda cambiar de opinión después de elaborar esta que vamos a presentar, sobre todo después de probar y ver cómo con ambos puede salir una textura tan húmeda y un aroma que tiende a gustar muchísimo, y eso sin contar con su cobertura de queso, miel y azúcar que hace el plato irresistible. Lo bueno es que esta cobertura de bizcocho no tiene ningún secreto, basta con mezclar bien los ingredientes, verter la crema en una manga pastelera, dejar en reposo durante un par de horas mientras enfría el bizcocho y listo.

Consejos y trucos

plátano
Con el plátano y el coco se puede adornar el bizcocho

Como se ha visto, este bizcocho de plátano y coco es muy sencillo de preparar, tan solo debéis seguir los pasos que os indica la receta y pesar los ingredientes, motivo por el que en repostería es muy importante tener una báscula de cocina a mano. Además, entre los consejos y trucos para que todo quede perfecto estaría el que el molde que hemos utilizado para este bizcocho es de 20cm, fundamental para que con estas pequeñas pautas salga un bizcocho hermoso y muy rico. Entre los ingredientes, como se ha podido ver, estaban el añadir puré de manzana y puré de plátano, y por ello vamos a asegurarnos de hacerlos bien. Para el primero debemos cocinar dos manzanas en trozos con un poco de agua hasta que la manzana esté tierna, trituramos la manzana sin agua, añadimos cucharada de agua tras cucharada hasta conseguir la textura deseada, porque el puré de manzana debe quedar denso. Para el de plátano será suficiente cortarlo en rodajas, añadir 2 cucharadas de agua y triturar. Este bizcocho se conserva en perfectas condiciones durante una semana, porque lo mantendremos dentro de la nevera por su cobertura. Y si no se quiere comer frío lo ideal es sacarlo una hora antes de la nevera.