jueves, 30 junio 2022 6:28

El cambio más radical de la Familia Real: Liberados y más abiertos que nunca tras el lío el Rey Juan Carlos

Desde que abdicara el Rey Juan Carlos I de España en su hijo Felipe VI, la situación de la Familia Real ha cambiado muy y mucho… Las filtraciones de todos los asuntos negros del marido de Doña Sofía, pedía contención: cuentas en paraísos fiscales, tarjetas black y un suma y sigue, sin olvidar a Corinna Larsen. Ahora con el caso de las posibles cuentas fuera de la nación española archivadas, parece que la familia del Rey Felipe VI, viven la vida loca, por decirlo de alguna manera.

La Casa Real y el gran cambio de aires

Casa Real España

> Y es que, lo cierto es que si antes, cuando formaban parte de la Casa Real de Don Juan Carlos, no se le veía casi para nada, ahora están en todos los sitios. Parece que se han liberado ‘todos‘… Puede que en este cambio, esté más presente que nunca, la mano de las nuevas generaciones, que no están dispuestos a vivir escondidos como si fueran unos apestados. Si, la verdad es que pertenecer al exquisito grupo de los Borbón, era años ha, lo más in, en la actualidad no es visto por muchos igual.

Y es que, una vez se ha abierto la Caja de Pandora, toda la porquería de los de sangre azul, ha salido a relucir. Sin embargo, hay dos personas que han contribuido mucho al cambio, una es Victoria Federica con su imagen de influencer, y otra es Pablo Urdangarin, por el no huir y afrontar ante la prensa, el momento de la infidelidad vivido en el seno familiar.

Pablo tiene una gran proyección dentro de su faceta deportiva como jugador de balonmano. Victoria Federica ha protagonizado hasta la portada de un Vogue y Froilán, tiene su faceta nocturna de Relaciones Públicas o de Very Important Person en discotecas como Barceló o Zielo. La antigua Pachá, ha sido su entorno cuando no tenía 18 años en la discoteca light, y ahora en Zielo, tiene un gran número de copas para invitar, de uso reservado para los RR.PP. Ellos están dispuestos a vivir, lejos de los líos de padres, tíos y abuelos.

Siguiente: Pero no son los únicos