martes, 17 mayo 2022 2:33

Charlene de Mónaco: Alberto le pagará 10 millones de libras al año por aparecer en Gran Premio y El Baile de la Rosa

10 millones de libras. Esto es lo que Alberto, príncipe de Mónaco pagaría a su esposa Charlene Lynette Wittstock cada año, para que volviese ‘a la corte’ y aparezca en los actos públicos, tal y como ha anunciado el medio francés Voici. Y una información que ha respaldado la propia Paris Match. En los últimos años, son escasas las apariciones de la exnadadora sudafricana. Depresiones, y enfermedades desconocidas han hecho mella en la sucesora de Grace Kelly. Su situación recuerda muy y mucho a la de la emperatriz Masako, mujer del emperador Naruhito de Japón. 

En palacio ni hablan de la extraña enfermedad de Charlene.

Charlene lleva dos años desaparecida de la vida pública. En marzo de 2021 estando en Sudáfrica acudió al funeral de Goodwill Zwelithini, monarca del pueblo zulú, Más tarde, el 18 de mayo subió una instantánea a sus redes sociales en la cual se la veía en un evento relacionado con su labor de conservación de rinocerontes. Ese mes al no acudir al Gran Premio de Mónaco, el palacio real dio un comunicado que decía lo siguiente: «La princesa Charlène de Mónaco contrajo una infección otorrinolaringológica que no le permite viajar durante su estancia en el continente africano para llevar a cabo labores de conservación de la fauna».

Mónaco y los príncipes herederos: Jaime y Gabriella

La pareja cuenta con dos hijos mellizos, Jaime y Gabriela, nacieron el pasado 10 de diciembre de 2014. ¿Estará pasándoles factura la situación entre mamá y papá? ¿O en la intimidad del hogar sus hijos respirarán una infancia normal sin ver a Charlene con ese halo de tristeza que respira en los actos público? 

Mónaco ya no es lo que era por mucho que siga estando Carolina de Mónaco y su hija Carlota Casiraghi, Tatiana Santo Domingo o la propia Beatriz Borromeo. La pandemia ha hecho mucho daño y Mónaco necesita recuperar ese aire que siempre tuvo y más cuando todo lo que genera el principado es gracias a la familia monegasca. 

La separación real del príncipe Alberto II y Charlene

Charlene de Mónaco residirá en Suiza, Ginebra. ¿Es esto una separación regulada para evitar más escándalos? Tras este acuerdo, Alberto II, ha puesto algunas cláusulas. Sobre todo en cuestiones como los herederos… El cuidado de los niños es claro, seguirán su educación en Mónaco. Otro de los puntos como te contábamos serán su presencia «oficial» en las grandes celebraciones de la vida social del Principado: fiestas nacionales, bailes de galas, grandes acontecimientos deportivos, etcétera.