sábado, 21 mayo 2022 17:06

Cómo hacer una salsa de vino tinto para acompañar tus carrilleras

Por muy ricas que estén unas carrilleras, si no cuentan con una buena salsa el plato nunca estará perfecto. En las siguientes líneas vamos a ver por tanto cómo poder hacer una de vino tinto para carnes que se conserva estupendamente en el frigorífico y que se puede emplear para cualquier tipo de asado. Hacer una receta conjunta con este producto principal y con esta salsa nos va a dar una sabrosa, jugosa y muy sencilla a la hora de su preparación. Al que nunca la haya hecho antes seguro que le sorprende lo tiernas y sabrosas que quedan, con una carne que se deshace en la boca y una salsa llena de sabor.

Qué son las carrilleras

carrilleras
Las carrilleras se deshacen en la boca

Las carrilleras (denominadas también carrilladas) es un corte de carne en el cerdo y la ternera (a veces incluso del buey) procedente de los músculos maseteros.​ Corresponde a las partes grasas que se encuentran a ambos lados de la cara y pertenecen a la casquería. La palabra proviene de carrillo, partes carnosas, en el caso del cerdo, a uno y otro lado del hocico que suelen prepararse los días de matanza.​ En la gastronomía de la Edad Media era entendida como la carne existente en torno a la quijada de los animales vertebrados. Puede encontrarse en carnicerías y casquerías, la estructura gelatinosa (debido al contenido de colágeno que poseen) permite que pueda ser guisada o braseada.