miércoles, 18 mayo 2022 19:11

Julián Muñoz: las claves de su docuserie

La docuserie de Julián Muñoz no ha dejado de sorprendernos con toda la información que no conocíamos sobre esta historia. La promoción no mentía, “sincero, descarnado y sin tapujos” es cómo hemos visto al ex alcalde de Marbella. Y es que en la primera entrega de esta serie no ha dejado de sorprendernos. Ha contado si finalmente llegó a mantener o no relaciones íntimas con Isabel Pantoja en el vis a vis íntimo. Incluso ha sacado a la luz un documento sobre él y la tonadillera hasta nunca visto. ¿Quieres conocer las claves de esta primera entrega? En Cotilleo.es te contamos las claves de No es la hora de la venganza, es la hora de la verdad.

Julián Muñoz se arrepiente: “Fui un perro”

Julian Muñoz docuserie

> No sabemos si era la hora de la venganza, pero tenemos claro que sí ha sido la hora de la verdad para Julián Muñoz. Tan sincero con la prensa como no ha sido en años, el ex alcalde de Marbella no ha tenido ningún tapujo ni miedo a la hora de hablar sobre todo lo que ha estado callando durante años.

Además de hablar sobre la relación con Isabel Pantoja, sobre su ex Mayte Zaldívar y sobre el caso Malaya, Julián se ha parado a reconocer sus errores. El enemigo de Jesús Gil ha confesado lo mal que se portó con la prensa, llegando a ser muy hiriente.

Recordaba como en ocasiones había maltratado a la prensa, incluso relata uno de los momentos más impactantes con una de las periodistas que siempre acudía: “Era una chica muy simpática, pero siempre que me hablaba le preguntaba ‘¿cómo está tu padre?’. Un día, le volví a preguntar lo mismo y me dijo ‘se murió la semana pasada’. Yo ahí me quedé helado, y sólo pude pedirle perdón. Era una chica encantadora”.

Y es que él “no había tenido ningún problema con la prensa nunca”. De hecho, deja claro que “no quiero decir que cómo Isabel Pantoja tenía una mala relación con la prensa yo lo herede de ella” pero confiesa que sin darse cuenta “yo me contagié y perdí los papeles”.

Siguiente: La obsesión del expolítico sólo hacía que recordase a Isabel, olvidándose de sus hijas