lunes, 8 agosto 2022 3:04

Demi Lovato deja las drogas ocasionales

El camino de las adicciones de Demi Lovato no ha sido tarea fácil. Tras sus idas y venidas en el mundo de las drogas y la sobredosis que estuvo a punto de quitarle la vida en 2018, la que fuera chica Disney continuó jugando con su salud. Y es que tras esta sobredosis estuvo promoviendo el consumo moderado de las drogas para su recuperación. Una contradicción que no dejaba de preocupar a sus fans que ahora, por fin, parece que ya respiran tranquilos. Y es que Demi ha dicho que “la sobriedad es el único camino”. Te contamos todos los detalles de sus palabras.

La sobriedad no era lo suyo: “no me funciona decir nunca volveré a hacerlo”

Demi Lovato drogas
Documental ‘Dancing with the Devil’

> En junio de 2018 Demi Lovato compartía con el mundo una de sus canciones más sinceras, Sober. En ella confesaba que había recaído en las drogas, tras llevar desde el año 2012 limpia. Tan solo un mes después de esta canción, la de Albuquerque sufrió uno de los momentos más duros de su vida: una sobredosis.

Esta sobredosis que casi le lleva a la muerte no fue lo único que sufrió aquella noche. Y es que el camello que le vendió las sustancias que pusieron en peligro su vida, también abusó sexualmente de elle. Además del daño psicológico, aquella noche le llevó a sufrir tres ataques cerebrales que le han dejado consecuencias de por vida, como la ceguera en ciertos puntos de su visión.

Tras relatar esta situación y sus consecuencias de por vida en su documental Dancing with the devil, le artista dejó atónitos a sus seguidores con la mayor confesión de su documental: no estaba sobria.

“He aprendido que no me funciona lo de decir que nunca volveré a hacerlo” confesaba sin ningún tipo de pudor. Y es que la fuera la protagonista de Camp Rock no podía ser más sincera. Reconocía sin rodeos que desde verano de 2019 consumía de manera ocasional alcohol y marihuana, lo que le beneficiaba a estar lo más ‘sobria’ posible. Pero ahora parece haber cambiado de opinión, y este consumo ocasional ya no es lo suyo.

Siguiente: La sobriedad californiana de Demi Lovato