comscore
martes, 7 febrero 2023 16:09

María Patiño desacreditada en Sálvame, lucha por mantener su posición

María Patiño ha vivido una de sus últimas tardes en Sálvame con cierta desesperanza. Sus intervenciones son miradas con lupa y en muchas ocasiones ni siquiera se la deja acabar. Su posición como presentadora estrella de otro de los programas más vistos de la cadena, Socialité, es en cierta medida, incómodo para muchos de los presentes en el programa dirigido por David Valldeperas puesto que puede utilizar muchos de los temas para rellenar minutos y destacar por encima del resto. Si quieres enterarte de los últimos desplantes que se le han hecho a la colaboradora sigue leyendo y no pierdas detalle.

Los cortes que censuran sus palabras en cada una de sus intervenciones

maria patiño

> Patiño ha sufrido hasta tres cortes en sus intervenciones del último programa de Sálvame. Kiko Hernández era el encargado de diseccionar sus declaraciones. «Me parece fundamental ver las cosas para poder opinar, más en esta cuestión porque hay muchas anécdotas, documentación, en alguna ocasión he tenido que ver capítulos incluso dos veces para obtener un criterio que aun no tengo firme», aseguraba frente a un Kiko Matamoros que opinaba sin haber visto el docudrama Rocío: contar la verdad para seguir viva. Nada más volver a abrir la boca paraba en seco: «Quédate ahí María».

El segundo corte venía mientras hablaba sobre los sentimientos de Rocío Flores con Olga Moreno, no cuestionables en su opinión. «Luego seguiremos hablando porque voy a hablar con Marilí Coll», la desdecía Jorge Javier Vázquez para dar paso a la próxima sección con una íntima amiga de Rocío Jurado. Más tarde y con la presencia de la invitada, Patiño quiso saber por qué María Teresa Campos dijo que Rocío Jurado se dejó morir a raíz de que arrastraba un gran sufrimiento por culpa de su familia. «María tengo que acompañar a Cristina Soria», volvió a cortarle Jorge Javier para anunciar un premio de unas vacaciones en un lujoso hotel de la costa valenciana.

Siguiente: La campaña de desprestigio en Sálvame a Socialité