jueves, 28 octubre 2021 4:26

‘Masterchef’ tocado y hundido: los jueces destrozan las ilusiones de José María

Anoche Masterchef9 vivía una de las expulsiones más dolorosas hasta el momento. Se trata de José María, uno de los concursantes más queridos por el público que se convertía en el segundo expulsado de esta edición, partiendo el corazón no solo de media España sino también de los jueces. 

El joven de 18 años de Badajoz llegó al programa con un brillo especial en los ojos y un tormentoso pasado a sus espaldas. Haciendo gala de su valentía, José María logró emocionar a los jueces con la dura historia de su vida. Pero todas las ilusiones del pacense ayer quedaron resumidas a eso, una fugaz ilusión. Y es que, como bien sabemos, cometer un error en Masterchef puede suponer el fin de tu gran sueño. En solo dos capítulos el joven nos ha regalado risas, alegría y muchas ganas de seguir conociéndole. Una lástima que no vaya a poder ser así. Por lo menos se llevó el gran momentazo de poder perrear junto a Mario Vaquerizo al ritmo de Bad Gyal, y sobre todo, el aplauso y amor del público

La dura vida de José María: una madre toxicómana, un padre ausente, una abuela con Alzheimer y una hermana fallecida

José María

> El pasado Martes 13 de abril se estrenaba la novena edición de Masterchef. Dieciséis aspirantes anónimos se ponían el delantal blanco para enfrentarse a la aventura de sus vidas y convertirse en el próximo Masterchef España. Pero entre todos ellos, destacaba en el casting José María, un jovencito de 18 años recién llegado de Badajoz que consiguió sorprender a los jueces Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera con la historia de su vida. De hecho puede haber sido una de las más duras e impactantes que hayamos escuchado hasta el momento en el programa.

Tal como narró el joven pacense, su pasión por la cocina proviene de su abuela, la mujer que le enseñó a cocinar y a la que considera como una madre puesto que su verdadera madre es toxicómana y vive en las calles. Unas duras confesiones que no acaban ahí, pues José María ya no puede vivir con la mujer que le crío porque tiene principios Alzheimer. Y por si fuera poco, el joven no conoce a su padre y su hermana menor falleció hace 9 meses en un accidente de tráfico. Una historia de superación y un ejemplo para todos. Incluso para los mismo jueces que no solo le aplaudieron, sino que agradecieron la lección de vida que se acababan de llevar.

Y es que, José María confesó que quería entrar a concursar a Masterchef no solo por cumplir su gran sueño, sino para dar un necesario cambio a su vida y abrir las puertas a una vida mejor. Unas puertas que ayer se cerraron cuando se convirtió en el segundo expulsado del programa…

Siguiente: José María hunde Masterchef con su expulsión