comscore
lunes, 15 agosto 2022 2:42

¡Escandalizados! Las íntimas confidencias de Sara Carbonero y Sara Sálamo en directo

Ver a una mujer tan fina como Sara Carbonero hablando de bragas y de sangrar era inimaginable hasta hoy. Todo ha sido gracias a Sara Sálamo. La periodista toledana -ya sea desde que está en radio, ya sea está más liberada que nunca y muestra otra Sara menos encosertada que no conocíamos. La exmujer de Iker Casillas lo está dando todo y ha dado cuenta de momentos muy íntimos que no conocíamos. Sigue leyendo.

Sara y su peor momento en casa

sara carbonero portada ¡Escandalizados! Las íntimas confidencias de Sara Carbonero y Sara Sálamo en directo

> Valientes y reales como ellas solas, han desmitificado el famoso anuncio de Nutribén o de otras marcas de productos de bebé. Esa imagen de madre dando el pecho tan idílica no existe… Y si bien tienes ese momento de conexión con tu bebe y tan bonito, lo cierto es que entre medias están los puntos, los dolores de pezones y pecho así como las ojeras que siempre asoman por tu cara. Y eso de lo que han venido a hablar. Pero han llegado al punto más tabú del que nunca se habla. Para colmo tienen que parecer que están siempre perfectas por la prensa.

Ambas criticaban los famosos titulares que utilizamos la prensa cuando salen recién paridas del hospital del estilo: «guapísima», «ha salido fantástica», «muy recuperada», algo que han querido  desmitificar como mujeres reales que son.

«Yo elegí un vestido tipo saco, porque estaba horrorosa e hinchadísima«, recordaba Sara Carbonero. «Pues estaba como tienes que estar«, replicaba normalizando el postparto Sara Sálamo. «No estoy estupenda, pues, no… Pero es como tienes que estar. Todas llevamos bragas  postparto, todas sangramos. Deberíamos permitírnoslo. Es el momento de meterte en la cueva», reivindicaba la mujer de Isco.

«Es la realidad de las mujeres», comentaban.  Pero, ¿por qué entonces actúan de otra manera? Pues porque se ven obligadas. ¿Por quién? Pasa la página.

 Siguiente: Las Wags, ‘obligadas’ a estar perfectas